Novena Madre Paulina: Séptimo día