Archivo de Categoría: PACIFICADORAS

Equipo de mediadoras 2018:

Implementación de un programa de mediación escolar

Equipo de mediadoras 2018:

            Durante el año 2016, a raíz del diagnóstico realizado por la comunidad educativa del Liceo Paulina von Mallinckrodt, se diseñan estrategias para abordar los conflictos de la comunidad de una forma constructiva y colaborativa. Es así como surge la instancia de recurrir a la mediación como método alternativo de resolución de conflictos que si bien podían ser usados por el área de convivencia escolar o como estrategia en el aula, se vislumbra la necesidad de empoderar y legitimar a las estudiantes, protagonistas de los procesos escolares como agentes de promoción de la paz y del BUEN TRATO, lo que exige un cambio de cultura del entorno para constituir una forma distinta de mirar y enfrentar las situaciones problemáticas de la vida, con herramientas propias, y que ha sido reconocido por la mayoría de los países como el método más adecuado a la hora de enfrentar conflictos.

Podemos definir el proceso de mediación como una forma alternativa, no adversarial de resolver los conflictos, en la cual un TERCERO IMPARCIAL facilita a las partes alcanzar acuerdos que sean satisfactorios para ambas, siendo ellas protagonistas fundamentales del proceso.

En el entendido de la necesidad de comenzar tempranamente la implementación de procesos de cambio en la mirada de la comunidad, se reconoce la necesidad de seleccionar estudiantes de los distintos niveles y cursos y que no necesariamente calzarán con la idea de lo que se espera de un agente pacificador, favoreciendo el establecimiento de un proceso INCLUSIVO, que respete y considere la heterogeneidad de la comunidad y releve la importancia de las diferencias individuales en los procesos de aprendizaje y co-construcción de nuevas realidades. Por ello, además, surge la necesidad de sensibilizar a la comunidad, de modo de favorecer procesos de selección de las jóvenes participativos y democráticos y en la consideración de que la vida en la escuela se vuelve más fácil cuando toda la comunidad emplea las mismas herramientas de mediación para resolver los conflictos.

La experiencia permitió investir a las jóvenes como estudiantes pacificadoras, situación que las distingue en su comunidad como reales agentes de cambio.

Finalmente, aparece importante señalar que para resolver un conflicto constructivamente es importante recordar lo siguiente: ambos tienen el conflicto, ambos, deseos y sentimientos; ambas partes tienen motivos para querer lo que quieren y sentir lo que sienten; ambos tienen su perspectiva o punto de vista, ambos deben proponer varios acuerdos razonables alternativos que maximicen los beneficios de las partes, ambos deben elegir el acuerdo que les parezca más razonable y sellarlo con un apretón de manos, aspectos centrales y medulares de la capacitación recibida por las jóvenes.

Es por ello que la implementación de procesos constructivos de resolución de conflictos no constituye sólo la aplicación de técnicas al interior del aula, sino un cambio de cultura de la comunidad como un todo, que debe iniciarse en los procesos más tempranos de la escolaridad, favoreciendo las habilidades naturales en un contexto cooperativo para formar estudiantes pacificadores.