Convivencia Escolar

Los seres humanos aprendemos de manera natural a vivir en comunidad, a través del contacto con otros, compartiendo tiempo, espacio, proyectos y vivencias. A esa interrelación es a lo que llamamos convivencia.

Una buena convivencia, implica el aprendizaje de habilidades sociales, así como prácticas de respeto, responsabilidad y empatía. Todas ellas, son la base de un futuro buen ciudadano. De ahí que actualmente cobre tanta relevancia.

Para nosotros como Liceo Paulina von Mallinckrodt, es fundamental el desarrollo de una buena convivencia, para ello el departamento de Formación a través del trabajo con las Normas de Convivencia, vela por el bien común y la armonía de las relaciones al interior de la comunidad. Junto con ello, se propicia la vivencia de valores tal como lo plantea nuestro Proyecto Educativo Institucional (PEI). Cada mes, nuestra comunidad educativa intenta vivir estos valores unidos al pensamiento, a las enseñanzas de nuestra fundadora, así podemos mencionar:

Mes

Valor

Pensamiento

Marzo

Amor

“El Amor sea el móvil de tu actuar”

Abril

Responsabilidad

“Tengamos siempre las manos en el trabajo y el corazón en Dios”

Mayo

Tolerancia

“Las personas que te resulten difíciles, son tus mejores amigos. Ellos pulen el cristal de tu alma”

Junio

Alegría

“Dios mío, ayúdame a hacer con alegría lo que Tú me mandas”

Julio

Honestidad

Honradez

“La mayor honradez será a la larga la mayor prudencia”

 

Agosto

Solidaridad

“Oh Dios, con gusto quiero servir a los hombres por amor a Ti”

Septiembre

Gratitud

“¡Cuán bueno es Dios! Mi alma es toda gratitud con EL”

Octubre

Amistad

Compromiso

“Siempre hay alguien que nos ayuda a alcanzar nuestra meta”

Noviembre

Humildad

“Dios bendice lo que se fundamente en la humildad”

Diciembre

Amabilidad

 

“Esfuérzate siempre en ser muy amable, a fin de que reine la paz y la alegría donde tu estés”

Contamos también, con espacios privilegiados como el consejo de curso, donde nuestras alumnas pueden desarrollar un debate respetuoso y la asignación de responsabilidades para enfrentar proyectos comunes; con actividades de libre elección como debate, folclor, atletismo, entre otras donde pueden seguir desarrollando habilidades sociales.

Aprender a vivir en comunidad, es una necesidad para los tiempos actuales, que requiere del compromiso y la responsabilidad de todos los miembros de nuestro liceo. Ese es nuestro mayor desafío.